Llevo unos días leyendo artículos sobre predicciones y tendencias en los que se habla de redes sociales corporativas, del uso del vídeo o el hipermedia, de la incursión más que avanzada del «mobile»…y por supuesto del Social Media. Efectivamente las nuevas tecnologías entran con fuerza y estamos viendo todo lo que aportan a nuestra profesión, incluso con cifras de valor para el negocio. Pero ¿podemos realmente decir que la tendencia de una profesión como la nuestra sea el uso de un canal?

Siempre he intentado huir de una Comunicación Interna « a lo Corte Inglés » en la que para cada necesidad nos proponen un producto, en nuestro caso un canal, como si el simple hecho de utilizar la herramienta solventase los problemas a los que nos enfrentamos. Como si la credibilidad, la transparencia, el orgullo y el compromiso fuesen carne de cañón del simple medio.

La verdadera tendencia para el 2014 en Comunicación Interna será mucho más revulsiva y, siento decírselo, nos exigirá un mayor compromiso. En 2014 tendremos que demostrar nuestra capacidad de influencia y de mentorización si queremos que nuestra dirección acepte y se implique con nuestra gran línea estratégica : el peer-to-peer en Comunicación Interna.

Dale ancho de banda a tu Comunicación Interna

Los informáticos definen el peer-to-peer como una red de computadoras (traduce por personas) en la que todos o algunos aspectos funcionan sin clientes ni servidores fijos (o sea, que tienen autoridad para comunicar). En definitiva, una serie de nodos (en las organizaciones también creamos nodos) que se comportan como iguales entre sí (en redarquía) compartiendo recursos a distancia (información, conocimiento o vivencias).

Si has leído la definición con ojos de informático, te aconsejo que te pongas las gafas del comunicador o del responsable de RH para intentar encontrarle sentido desde la óptica de la gestión del conocimiento y la divulgación de información corporativa, tienes la chuleta entre paréntesis. Et voilà!

Pues sí, debo reconocer que estoy plenamente convencida de que el futuro de la Comunicación Interna pasa por establecer las herramientas necesarias y un certero clima de confianza para que los empleados generen una verdadera conversación 360º, germen de inteligencia colectiva, reconocimiento, puesta en valor del talento y por ende de una mejora en el orgullo de pertenencia y el compromiso, el objetivo estrella de todo comunicador interno.

El secreto no está en las herramientas, está en las personas y en cómo nosotros debemos instaurar un clima y unos procesos que impulsen el potencial de una conversación corporativa hecha por y para los colaboradores.

Si quieres fomentar un espíritu de credibilidad y de transparencia, dale voz al empleado, permite que comparta con sus pares y verás como se generan más y más nodos dentro de tu organización.

El camino no será fácil, lo sé, habrá que saber adaptarse a un cambio de profesión, olvidar nuestra faceta de periodistas internos que a muchos tranquiliza. Pero estoy segura de que incluso aquellos que se atrincheran en un departamento convertido en redacción de falso periódico, que han recreado un servicio a imagen de su propia zona de confort, serán capaces de ver este giro necesario.

Así que amigos, la tendencia para el 2014 en términos de Comunicación Interna no será otra que una vuelta a la PERSONA, escrita en mayúsculas, y ahí estaremos nosotros para darle voz por los canales que más consuma ya sean digitales, multimedia o mobile.

Feliz Navidad a todos y una Próspera Comunicación Interna 😉

 

 

 

FacebookTwitterMore...