Hoy es un gran día para Sergio, su comunidad cumple 6 meses y le esperan para presentar los primeros resultados en el Comité de Colaboración.

Lleva unos días preparando su informe que podría recitar de memoria. Y es que la palabra monitorización en él cobra otro significado. “Lo verdaderamente importante no es analizar las cifras y estadísticas de la plataforma, hay que ir más allá, ser capaz de interpretar los sentimientos en los comentarios, sentir el aroma de la conversación para poder llevar de la mano a los que más lo necesitan” así lo entiende Sergio.

Son las 9h20 y está colgando la presentación en el grupo “Comité Colaboración” para la reunión que tiene en 10 minutos. Y mientras se carga, no puede evitar recordar los últimos meses.

Los principios no fueron fáciles…Cuando Sergio integró el equipo de definición de proyecto, con toda la ilusión del que ha sido elegido para hacer vivir la cultura 2.0 en su empresa, no era consciente del trabajo que tendría por delante.

Los meses de definición de la plataforma parecían interminables, tuvo que analizar cómo traducir en usos sociales las necesidades de negocio, encontrar los gaps entre la visión de la dirección y la visión de los colaboradores, decidir las funcionalidades que ayudarían a mejorar la productividad y la comunicación fluida, definir los grupos y la estructura documental, elegir las aplicaciones críticas y establecer un calendario progresivo de incorporación de nuevas herramientas…y todo esto, antes de ponerse a escribir el plan editorial y el decálogo de uso que pondrían las bases de la conversación 360º de su comunidad.

Después de un mes de testeo con un grupo de colegas, algunos tan 2.0 como él y otros menos, la plataforma estaba lista. Podían pasar al lanzamiento y el despliegue a toda la organización. Con mucha emoción y, otros tantos kilos de nervios, Sergio apretó el botón de arranque hace hoy exactamente 6 meses.

El plan de comunicación funcionó: el video de lanzamiento gustó mucho y las píldoras formativas (unos videos de 2′ en los que se explicaba cómo sacarle mayor partido a cada funcionalidad) gustaron mucho…pero la incorporación a la plataforma no fue tan masiva como lo había imaginado.

Llego el momento de usar la creatividad. Sergio pasaba mucho tiempo “escuchando” las conversaciones de sus usuarios, leyendo todo lo que encontraba en la red para dinamizar mejor su comunidad, y por supuesto haciendo una fantástica labor de relaciones públicas dentro de la empresa para encontrar nuevos usos que apoyasen al proyecto estratégico.

Pero fue un día en la máquina de café cuando Sergio entendió qué fallaba. Juan, un compañero de Marketing le decía a su jefe: si yo quiero usarla, pero empieza tú que yo te sigo”. Había encontrado la clave: ¡necesitan emulación y ejemplo por parte de la dirección! Pues manos a la obra. Sergio se constituyó un grupo de “corresponsables” con sus amigos más líderes…cada uno era especialista en un área diferente, así Sergio pudo entender mejor las necesidades y sobre todo los procesos naturales de cada profesión. Definieron juntos unos mensajes tipo que podrían funcionar como ejemplo y se pusieron manos a la obra.

Al día siguiente a la reunión, Ana, su compañera comercial empezaba el día escribiendo un mensaje corto que decía “Hoy visitando a nuestro cliente Vodaton…a ver si firmamos ;-)” Buen comienzo…ya que el resto de comerciales empezaron a emular a Ana y ya no solo decían al cliente que iban a visitar, se pedían consejos sobre cómo vender tal producto, se pasaban propuestas del mismo sector evitando trabajar dos veces…e incluso alguno subió una foto tras la firma de un contrato.

Luis tampoco lo hizo mal. Decidió crear un grupo en el que se hablaría sobre temas de actualidad económica que permitía, además de dar notas básicas sobre economía, compartir las inquietudes y consultas de unos y otros.

Sergio se hizo cargo de la comunicación de los managers. Les enviaba mensajes cortos incitándolos a utilizarlos en la comunidad como propios. ¿Qué te parece si este mes presentas los resultados de ventas con este post en la red? “+ 12% de ventas en coches, el equipo de Auto merece un WOW”…otros directores vieron la reacción que despertaba este tipo de mensajes y se pusieron manos a la obra “Tengo un equipo de campeones…mirad la foto en la Feria de este fin de semana…han trabajado duro y se merecen un gran: Gracias!” 

Sergio vio cómo además de conseguir activar más usuarios, la comunicación se hacía más fluida y abierta, habían descubierto líderes naturales que conseguían movilizar a la comunidad, el compartir ya no suponía esfuerzo ni generaba miedo. La cultura 2.0 estaba empezando a calar y se sentía muy orgulloso de ser uno de los impulsores.

Ahora, con los ánimos a tope, se subía a la planta noble, seguro de sí mismo para explicar, no solo cómo había conseguido incrementar los usuarios y cuantos accedían cada día, demostraría además con sus cifras, sus encuestas y la información que le habían pasado colegas que conoció por la red, cuánto habían reducido el uso del mail, la disminución de tiempo de búsqueda de información, y el aumento del sentimiento de pertenencia de los usuarios.

Era su turno: Toc, toc…¡pasa Sergio!

FacebookTwitterMore...